You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

El cine de Steve McQueen

El cine de Steve McQueen

Por Sebastian Zavala.

Steve McQueen es uno de los cineastas más ambiciosos y consistentes trabajando actualmente en Hollywood. Desde su primera película, la destacable “Hunger”, hasta la ganadora del Óscar, “12 años de esclavitud”, hasta “Viudas”, la cual se estrenará dentro de unos días, McQueen no ha dejado de demostrar que es capaz de contar transmitir temas complejos y maduros a través de películas verdaderamente emotivas, y ocasionalmente oscuras. El que trabaje frecuentemente con actores de la talla de Michael Fassbender, no es más que la cereza encima del pastel.

Es por ello que, aprovechando el pronto estreno de “Viudas” en el cine, esta vez les traigo un breve repaso por la carrera de Steve McQueen (no confundir con el legendario actor del mismo nombre). Con suerte, podrán darse cuenta de lo excelente que ha sido su trabajo hasta el momento, y por más que “Viudas” pueda lucir como un thriller más del montón, lo más probable es que se trate de un filme engañadoramente profundo y emotivo. Después de todo, McQueen no ha dirigido ni escrito nada particularmente derivativo hasta el momento, y dudo que vaya a comenzar a hacerlo este año.

Hunger

Comencemos, pues, con “Hunger”, su primer largometraje como director y coescritor. Protagonizada por Michael Fassbender (cuando recién estaba comenzando a hacerse conocido), el filme nos cuenta la historia de Bobby Sands, un republicano irlandés que se vuelve el líder de los prisioneros de una cárcel en el Norte de Irlanda, y comienza una huelga de hambre. Se trata, pues, de una película innegablemente atmósfera y brutalmente hermosa, en la que se nos narra las últimas seis semanas de vida de Sands de una manera extremadamente realista y honesta. Fassbender da una interpretación excelente, y McQueen demuestra sus habilidades a la hora de contar una historia realmente emotiva, en la que se tratan temas relacionados a la condición humana, la moral, e incluso la política en Irlanda. No es para todos, necesariamente —después de todo, es una cinta llena de contenido fuerte, chocante—, pero para quienes quieran ver los comienzos de este extraordinario artista convertido en director de cine, definitivamente se trata de una experiencia única.

Shame

Recuerdo cuando vi “Shame” por primera vez. Desgraciadamente, no fue en el cine —creo que nunca se llegó a estrenar aquí en Perú; seguimos siendo un país extremadamente puritano y conservador, después de todo—, si no más bien en casa, pero la manera en que la película me afectó no fue menos potente. Tenemos, otra vez, a Michael Fassbender de protagonista, pero esta vez interpreta a Brandon, un adicto al sexo cuya vida privada se ve interrumpida por la aparición aparentemente repentina de su hermana, interpretada por la gran Carey Mulligan. “Shame” nos muestra el lado más feo de una adicción como esta, desarrollando de manera brutalmente realista los efectos físicos y psicológicos que podría tener en un hombre como Brandon. Tanto Fassbender como Mulligan están excelentes, y la experiencia en general de ver la película es fortísima, pero hipnotizante. Sé que muchos y muchas la veían únicamente para disfrutar de los… emmm… “encantos” de Fassbender, pero creanme que es mucho más que eso. (Además, considerando el tema, la experiencia de ver “Shame” es una de las menos eróticas que cualquier persona podría tener).

12 años de esclavitud

Y llegamos a la película que le valió una nominación al Óscar a McQueen. “12 años de esclavitud”, al igual que sus dos esfuerzos anteriores, es una experiencia potente, emotiva, e inolvidable. Se trata, pues, de una película que por momentos resulta algo difícil de ver, pero que transmite temas de mucha relevancia de manera efectiva, a través de una historia que se lleva a cabo en una época que de seguro muchos querrán olvidar. Sí, obviamente es una cinta sobre la esclavitud, pero es, también, mucho más que eso: es una historia sobre valentía, sobre la influencia que la religión puede tener en gente llena de prejuicios, y es una película que jamás manipula a su espectador, y que si embargo lo puede hacer llorar con mucha facilidad. Chiwetel Ejiofor está espectacular, al igual que la gran Lupita Nyong’o, y Fassbender está de vuelta, esta vez interpretando a un cruel dueño de esclavos. No quiero sonar repetitivo, pero a pesar de que “12 años de esclavitud” no es para todos —especialmente para aquellos que consideren al cine solo como simple entretenimiento—, definitivamente vale la pena que la vean.

Viudas

Finalmente, llegamos a “Viudas”. Esta vez, McQueen se ha metido al género del thriller, pero como deben imaginarse, no se trata de una película convencional en lo absoluto. De hecho, como el nombre lo sugiere, a pesar de que inicialmente parece que nos enfocaremos en una banda de criminales liderada por Liam Neeson, al final las verdaderas protagonistas de la película son sus viudas (eso no debería considerarse como spoiler, ¿no?) Esto resulta en una película que le da vuelta a los cansados clichés del género, la cual aprovecha, de paso, para desarrollar temas relevantes relacionados al empoderamiento femenino, los roles de género, y la injusticia social. No es, pues, una película ligera —ninguna película de McQueen lo es—, pero sí una que vale la pena ver, no solo porque parece ser emocionante e intrigante, si no también porque maneja un subtexto extremadamente importante para nuestros tiempos; el tipo de temas que los que el cine de este género no suele involucrarse.

Pasando a nuevos géneros

Considerando el trabajo previo de McQueen, no puedo dejar de recomendarles que vayan a ver “Viudas” apenas se estrene en los cines. Siempre da gusto ver a cineastas con una visión muy particular meterse en géneros algo más comerciales, especialmente si es que están dispuestos a darles un giro inesperado —y parece que ese es el caso de “Viudas”, de Steve McQueen. Esperemos que la película no decepcione, y que le permita a McQueen contar más historias propias, personales y profundas con presupuestos Hollywoodenses. Después de todo, el que una cinta sea cara o esté llena de estrellas, no quiere decir que tenga que ser sonsa o vacía. La filmografía de McQueen ciertamente es prueba de ello.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Suscríbete

Ingresa tu e-mail a Lumiere World y entérate de los nuevos productos, ofertas especiales, noticias de cine, series y comics. Únete al movimiento.