You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Puro Veneno

Puro Veneno

Por Sebastian Zavala.

La situación en la que se encuentra el personaje de Venom es bastante interesante. Los derechos de Spider-man son ahora compartidos entre Sony y Marvel Studios, razón por la que la versión de Tom Holland puede compartir pantalla con el resto de héroes de la MCU, pero los demás personajes que forman parte del universo del Hombre Araña… parece no estar tan dispuestos en ser parte de la maquinaria Disney.

Ese es el caso, pues, de Venom, a quien ahora podemos en su primera película en solitario. Protagonizada por el gran Tom Hardy (Mad Max: Furia en el camino) y dirigida por Ruben Fleischer, un cineasta algo inconsistente que se ha encargado de proyectos como Zombie Land o Gangster Squad, la película parece estar haciendo lo suyo, tratando de comenzar una suerte de muevo universo de Sony separado de las aventuras del Spider-man de Tom Holland, pero también teniendo cuidado de no contradecir demasiado aquellas películas (recuerden, por ejemplo, que la secuela de Spider-man Homecoming, llamada Spider-man: Far from Home, está siendo filmada ahorita).

Sí, es un poco confuso, pero es un tema de derechos, ajeno al lado artístico o creativo de estas películas, pero inherentemente relacionado al lado financiero, más frío.

Pero antes de ver al Venom de Tom Hardy, vale la pena recordar un poco quién es este personaje. El personaje en sí, es decir, Venom tal cual, es un simbiote alienígena, amorfo, usualmente de color negro o azul oscuro, que requiere de un huésped para poder sobrevivir. Típicamente en los cómics, dicho huésped es Eddie Brock, un reportero del Daily Bugle que rápidamente se convierte en el mayor némesis del Hombre Araña.

Los poderes de Venom varían de versión en versión, pero generalmente, son comparables a los de Spiderman (es decir, súper fuerza, agilidad, la habilidad de colgarse de edificio en edificio para transportarse, etc.) Adicionalmente, también tiene la capacidad de cambiar de forma, de camuflarse, y más importante, de ser inmune al Sentido Arácnido de Spider-man, lo cual definitivamente lo convierte en un enemigo formidable. Esto último no sorprende, considerando que Venom fue concebido inicialmente como un Spider-man de traje negro (versión que vimos, curiosamente, en Spider-man 3, de Sam Raimi).

 

Pero como esta es una columna sobre cine, tenemos que pasar rápidamente a las versiones cinematográfica de dicho personaje. Como ya se mencionó al final del párrafo anterior, Venom hizo su primera aparición en la pantalla grande en la decepcionante Spider-man 3, de Sam Raimi, en donde su huésped era Eddie Brock, interpretado por Topher Grace. Se trata, pues, de una interpretación del personaje que no le hizo justicia a lo que muchos disfrutaron en los cómics, y que terminó por destruir a una saga que comenzó realmente bien.

Mucho se ha escrito y grabado sobre Spider-man 3, por lo que muchos ya deben saber cuáles son los principales problemas con este filme, muchos de ellos relacionados con Venom. La primera aparición de la baba amorfa no está del todo mal; sí, es una gran coincidencia el que justo caiga cerca de Peter Parker, pero el hecho de que venga del espacio… honestamente, tiene sentido. No figura mucho durante la primera mitad de la película, lo cual se siente algo raro, pero en comparación a lo que sucede luego, no se trata de un problema demasiado grave.

Entiendo el que el Simbiote, al igual que la Máscara de… bueno, La Máscara, enfatice los lados más oscuros de su huésped. La manera en que esto fue representado en pantalla, más bien, es lo que falla: tener a un Peter Parker emo, con el pelo lleno de gel, bailando por las calles y actuando como un verdadero idiota (le pega a Mary Jane… ¡le PEGA!) se ve simplemente absurdo, incluso para estándares de una franquicia que nunca se tomó demasiado en serio a sí misma. Este tipo de secuencias convierten a Venom, y por ende, al Spidey negro en un chiste, y no en un contrincante o un peligro que se sienta verdadero, escalofriante.

La interpretación de Brock por parte de Topher Grace no es mala. No es lo que todos esperaban del personaje, pero honestamente, no es un desastre. Se trata, básicamente, del opuesto de Peter Parker, de lo que él sería si es que no fuese una buena persona. Como él, es un reportero, pero es un patán, y cuando es absorbido por el Simbiote y se convierte en Venom, en vez de ser un idiota bailarín, se transforma en un súper villano. Sus motivaciones son simplistas, pero funcionan.

En todo caso, el principal problema es que Venom se siente como un invitado en su propia película. Debió ser el villano principal, pero en un filme que ya cuenta con Sandman y el nuevo Duende Verde, se siente más como una idea tardía, como un bonus que fue agregado a último minuto (y de hecho fue así; el productor Avi Arad obligó a Raimi a poner a Venom, y se nota a leguas). Venom llega demasiado tarde —media hora antes de que la película termine— y aunque el diseño es fiel a los cómics y los efectos digitales utilizados para crearlo lucen bien incluso hoy en día, lamentablemente, no es suficiente.

Pero ahora tiene una nueva oportunidad. A pesar de que el que Spider-man no forme parte de su universo (¿o sí? ¡de repente Sony nos sorprenderá!) se siente raro, el Venom de Tom Hardy parece le hará justicia al personaje (o al menos eso espero). Su Eddie también es un reportero, pero es más un antihéroe que un verdadero idiota, razón por la que el Venom de la película también será representado de manera menos negativa.

Sí, parece que el Simbiote en sí tiene una personalidad en esta película —bastante hambrienta, dicho sea de paso— y sí, parece que terminará matando a bastante gente, pero el mismísimo Eddie parece ser una buena persona… algo desbalanceado, quizás demasiado ambicioso, pero más complejo y menos caricaturesco que el de Topher Grace. Súmenle a esto el trabajo de Tom Hardy —un excelente actor— y un reparto secundario de lujo, en el que están Michelle Williams (raro que aparezca en un blockbuster), Riz Ahmed (quien parece ser el villano) y Jenny Slate y Woody Harrelson en roles que todavía no han sido revelados, y el filme tiene el potencial de ser un verdadero parteaguas en lo que se refiere a cintas de Sony.

 ¿Qué tal estará Venom? Puede que la película ya haya sido estrenada para cuando lean este texto, así que habrá que ver. Yo me mantengo esperanzado, pero a la vez, cauteloso —al parecer, la película fue filmada para que sea para mayores de 18, pero la versión para cines ha sido clasificada para mayores de 14, lo cual es una pena. Solo espero que Venom le haga justicia al personaje de su título, que sea lo suficientemente buena como para justificar más aventuras de este tipo, y que eventualmente, este nuevo mini universo sea mezclado con el MCU, y más importante, con el Spider-man de Tom Holland.

 Después de todo, Venom sin Spidey no es lo mismo. Y estoy bastante seguro que muchos fanáticos de Marvel piensan como yo.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Suscríbete

Ingresa tu e-mail a Lumiere World y entérate de los nuevos productos, ofertas especiales, noticias de cine, series y comics. Únete al movimiento.